Capitulo 27

tao - tao te ching - Capitulo 27

Capitulo 27

Un buen caminante no deja huellas.

Un buen orador no se equivoca ni ofende.

Un buen contable no necesita útiles de cálculo.

Un buen cerrajero no usa barrotes ni cerrojos,

y nadie puede abrir lo que ha cerrado.

Quien ata bien no utiliza cuerdas ni nudos,

y nadie puede desatar lo que ha atado.

Así, el sabio que siempre ayuda a los hombres,

no los rechaza.

El sabio que siempre conserva las cosas,

no las abandona.

De él se dice que está deslumbrado por la luz.

Por esto, el hombre bueno no se considera maestro

de los hombres;

y el hombre que no es bueno estima como buenas las

cosas de los hombres.

No amar el magisterio ni la materia de los hombres,

y aparentar ignorancia, siendo iluminado,

éste es el secreto de toda maravilla.

Búsqueda personalizada
INICIO